Londres y Ammán tratan de la llegada de “cascos blancos” sirios a Reino Unido

Grupo de cascos blancos, acusados de ayudar al ISIS

Ammán, 1 ago (EFE).- Los gobiernos británico y jordano abordaron hoy la llegada al Reino Unido de parte de los 422 miembros de los denominados “cascos blancos” y sus familiares evacuados de Siria a territorio de Jordania hace diez días. La secretaria de Estado británica de Inmigración, Caroline Nokes, informó al ministro jordano de Exteriores, Ayman Safadi, de los pasos dados por Londres para recibir a los sirios “dentro del periodo de tiempo establecido”, indicó la agencia de noticias oficial jordana, Petra. El Reino Unido, Alemania y Canadá se han comprometido a recibir a 422 sirios que trabajaban en la Defensa Civil siria, que desarrolla labores de rescate en áreas fuera del control del régimen.

Los “cascos blancos” fueron evacuados a Jordania el pasado día 22 con ayuda de Israel para evitar su captura por las fuerzas leales al presidente Bachar al Asad en su avance por el suroeste de Siria. Jordania, que alberga a más de 650.000 refugiados sirios, señaló que aceptaba recibir a los evacuados por petición de Naciones Unidas, después de que los tres países occidentales prometieran acogerlos en un lapso de tres meses. Sin embargo, Ammán rechazó dar refugio a decenas de miles de sirios que huyeron hacia su frontera durante la ofensiva gubernamental en la provincia de Deraa, que forzó también la salida de los “cascos blancos” de Siria.

Damasco calificó la evacuación de “operación criminal” y, en su opinión, una demostración sobre “la verdad” de la Defensa Civil, organización a la que considera “terrorista”. La pasada semana Al Asad aseguró que el destino de los “‘cascos blancos’ será como el de cualquier terrorista” y que “o entregan las armas y se aprovechan de la amnistía (…) o serán aniquilados como otros terroristas”. Los “cascos blancos”, que reciben apoyo del Reino Unido, EEUU y Alemania entre otros Estados, fueron los que denunciaron en abril pasado el supuesto ataque con armas químicas contra Duma, un suburbio de Damasco en el que habrían muerto al menos 42 civiles como consecuencia del envenenamiento por agentes tóxicos.

La ONG mostró entonces fotos de cadáveres, muchos de ellos de niños, y afirmó que un helicóptero arrojó un barril bomba que contenía un agente químico sobre Duma, el que fuera el principal feudo opositor a las afueras de Damasco. El Gobierno sirio y su principal aliado, Rusia, consideraron esas pruebas un “montaje”, después de haber advertido anteriormente de la intención de Occidente de simular un ataque con armas químicas en las cercanías de Damasco. EFE

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*