Israel niega salida de Gaza a enfermos, con familiares de Hamás, según ONG

Jerusalén, 1 ago (EFE).- Cuatro ONG denunciaron hoy que Israel aumentó la denegación de permisos de salida para habitantes de Gaza a principios de 2018 al considerar que tenían “lazos familiares” con miembros del movimiento islamista Hamás, considerado terrorista por la Unión Europea, Israel, EEUU y otros países.

Según detallan las entidades, los rechazos también afectaron a personas con cáncer. En 2017, las autoridades israelíes impidieron salir a 21 residentes del enclave costero palestino, y “durante los primeros tres meses de 2018 el número aumentó” a 833, “incluidos pacientes con cáncer”, acusaron en un comunicado cuatro entidades, entre las que está el Centro Legal para la Libertad de Movimiento (Gisha), que obtuvo la información del Ministerio de Defensa israelí.

Según las ONG, entre las que también están el Centro Legal para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel Adalah, el Centro para los Derechos Humanos Al Mezan de Gaza y Médicos por los Derechos Humanos en Israel (PHRI), “la política con respecto a los permisos de salida para los residentes de Gaza se ha vuelto más estricta”. Además, las asociaciones denuncian que las autoridades rechazaron desde junio de 2018 las solicitudes de 13 pacientes con necesidad de un tratamiento médico no disponible en Gaza, entre los que habría enfermos de cáncer.

El pasado domingo, las cuatro organizaciones presentaron una petición ante el Tribunal Supremo en nombre de siete pacientes palestinos a los que, aseguran las entidades, “se les negó abiertamente el tratamiento con el argumento de que sus familiares son ‘operativos de Hamás'”. Según añaden, “algunos de los pacientes con cáncer a los que se les han negado los permisos de salida no tienen conocimiento de ninguna relación familiar con un miembro de Hamás”, y consideran que Israel “usa” a personas con necesidades médicas como “peones para obtener beneficios políticos”.

Las ONG consideran que esto es “una violación del derecho internacional completamente inmoral”, y en el comunicado exigen que se acabe “de inmediato esta práctica inaceptable”. La negación de acceso supone también que no pueden ser transferidos a hospitales palestinos en el territorio ocupado de Jerusalén Este y Cisjordania para ser tratados allí.

Por su parte, la oficina de prensa del organismo israelí que administra las actividades en los territorios ocupados (COGAT, en sus siglas en inglés) declaró a Efe que “la entrada de palestinos que son residentes de la Franja de Gaza en Israel no es un derecho adquirido, y se hace posible según la política existente y está sujeta a controles de seguridad”.

Este organismo militar añadió que, “de acuerdo con la decisión del Gobierno, los residentes de Gaza, parientes de primer grado de miembros de la organización terrorista Hamás, no tienen derecho a permisos de entrada en Israel”. EFE

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*